SEAMOS AGRADECIDOS

Santos Acevedo Presidente de Fundorex.

SEAMOS AGRADECIDOS

Por Santos Acevedo, Presidente de FUNDOREX.

La Fundación de Dominicanos Residentes en el Extranjero (FUNDOREX)
le solicita a la Dirección General de Aduanas en la persona del señor
Eduardo Sanz Lovatón que aumente las facilidades navideñas a los
dominicanos residentes en el extranjero.

Según un informe del Banco Central de la República Dominicana (BCRD),
en el mes de mayo pasado las remesas de nuestros hermanos y hermanas
dominicanos ascendieron a US$ 638.7 millones, reflejando un crecimiento
del 17.9% con respecto al mismo mes del año 2019. Este comportamiento
contrasta con la caída experimentada por los flujos de remesas hacia el país
durante los meses anteriores de marzo y abril, una caída ocasionada por la
pandemia del Covid19 al impactar los mercados laborales en Estados
Unidos y Europa.

Lo que explica el Banco Central es que la mayoría de las remesas en mayo
responden principalmente a la parcial reapertura de las economías
estadounidense y española. Provenientes de esos dos países es el 85% de
los envíos impulsados de manera especial por la mejoría del mercado de
Estados Unidos, cuando en el mes de mayo se crearon allá 2,5 millones de
empleos. Esa escalada laboral permitió que en territorio norteamericano la
tasa de desempleo disminuyera de 14.7% en abril a 13.3% en mayo,
destacándose la reducción del desempleo latino en un 18.5%.

La enorme cantidad de remesas enviadas al país por encima de sus propias
limitaciones económicas significa que la comunidad dominicana residente
en el extranjero mantiene un espíritu de amor a su terruño, en una época
en que estamos siendo azotados por una terrible pandemia. Conscientes
de ese compromiso con la patria, el ciudadano dominicano nunca deja de
enviar sus aportes a familiares y amigos, llegando a contribuciones
descomunales que al momento sobrepasan los 6 mil millones de dólares.
Este evidente desprendimiento es que nos induce a preguntarnos, ¿por qué
no aumentar el bono de gracia navideño de 3 a 5 mil dólares?, un aumento
que puede compensar en gran parte el aporte económico hecho por una
comunidad que a pesar de ser residente en países extranjeros se mantiene
presente a cada momento en nuestras vidas.

Estas gracias navideñas fueron instituidas mediante la Ley 9-96 de fecha 9
de septiembre de 1996, y disponen que la dispensa se aplique hasta el 7 de
enero de cada año. La medida libera del pago de impuestos de importación
hasta 3 mil dólares a los regalos que traigan dominicanos que hayan residido
en el exterior de manera permanente por más de seis meses.

Actualmente los regalos no pueden ser en cantidades comerciales y en el
caso de los electrodomésticos sólo se permite una unidad de cada tipo de
mercancía. Es así que la Fundación de Dominicanos Residentes en el
Extranjero solicita al Director General de Aduanas, señor Eduardo Sanz
Lovatón, que en relación a los electrodomésticos estas facilidades
navideñas permitan dos unidades por familia de cada tipo de mercancía. Y
junto a la anterior solicitud reiteramos que los regalos de los que regresan a
reunirse con familiares y amigos y que traen sus divisas a gastar en territorio
nacional, se les permitan hasta 5 mil dólares en regalos. Es de sentido
común aceptar que con los años la familia dominicana se ha extendido.

La Diáspora Dominicana con sus aportes de remesas ha sido día tras día la
piedra angular para mantener a flote la economía dominicana y sin embargo
el país les retribuye por un solo día un sacrificio que en este 2020 los
cálculos oficiales estiman llegará a los 6 mil 500 millones de dólares. Por
eso, es justo y honroso que para estas Navidades con los dominicanos
residentes en el extranjero “Seamos agradecidos”.

Sin incluir los envíos de tanques y cajas llenos de comidas fuera del turismo
que hacen cuando vienen al país a visitar a sus familiares trayéndoles ropa,
dinero y regalos.